Historia del carnaval
 
Historia del carnaval
Album de fotos
Datos curiosos
Enlaces relacionados
Mis enlaces favoritos nuevo
Historia del carnaval
 
Imagen
 

El Carnaval se celebra en los países que tienen tradición cristiana, antes de la cuaresma. Por lo general, tiene lugar durante los tres días anteriores al Miércoles de Ceniza, que es el día en que comienza la cuaresma en el Calendario Cristiano. En ciertos países en que el Carnaval está muy arraigado como celebración popular, y ya alejada de su significado religioso, alargan los festejos a los fines de semana del mes de febrero y a veces al primer fin de semana de marzo. La fecha de su celebración es variable, ya que depende de cómo caiga la cuaresma cristiana, por lo que puede ir desde finales de enero hasta principios de marzo según el año.
Si algo caracteriza a los carnavales de todo el mundo es la de ser un periodo de permisividad y cierto descontrol en los disfraces, desfiles y fiestas callejeras lo que ha hecho que en distintas épocas y países estas fiestas hayan sido prohibidas. Algunos autores consideran que para la sociedad rural, fuertemente estructurada por el cristianismo, el tiempo de “carnestolendas” era un lapso de permisividad que se oponía a la represión de la sexualidad y a la severa Cuaresma.
Si nos remontamos a sus orígenes algunos historiadores los sitúan hace unos 5.000 años en Egipto y Sumeria. Otros los hacen coincidir con las bacanales y saturnales que se celebraban tanto en la antigua Grecia como en la Roma clásica en honor de Baco y del Dios Saturno.
Aunque con un origen pagano, a comienzos de la Edad Media la iglesia Católica recupera la fiesta y propone una etimología de la palabra “carnaval” como derivada del latín vulgar carne-levare, que literalmente significa “abandonar la carne”, haciendo referencia a la prescripción obligatoria de no comer carne los viernes de Cuaresma. Posteriormente surgió otra posibilidad etimológica que la hace heredera de la palabra italiana carnevale, que significa lo contrario, es decir la época durante la que se podía comer. La verdad es que el origen de la palabra no queda demasiado claro.
En España son famosos los carnavales de Tenerife y el de Cadiz. En la Edad media se celebraba con juegos, banquetes, bailes y diversiones en general, con mucha comida y mucha bebida, con el objeto de enfrentar la abstinencia derivada de la cuaresma con el cuerpo bien fortalecido y preparado. Y ya era costumbre durante el reinado de los Reyes Católicos disfrazarse en determinados días con el fin de gastar bromas en los lugares públicos. Más tarde, en 1523, Carlos I dictó una ley prohibiendo las máscaras.




Del mismo modo, Felipe II también llevó a cabo una prohibición similar y fue Felipe IV, quien las restauró.
En la Comunidad Valenciana los carnavales más famosos son los de Vinaroz y aunque no hay datos exactos del comienzo de la fiesta si que se conserva un documento que corresponde a la realización de un baile de máscaras que se celebró en el año 1871, en el cual se recaudaron cincuenta reales que se destinaron para la beneficencia. Posteriormente y en tiempos de la segunda república española, ya hay indicios de la celebración espontánea del Carnaval, pasando a partir de 1939 a ser una fiesta prohibida, aunque, como en otros lugares, algunos vecinos siguieron disfrazándose, lo cual hizo que la fiesta perdurara. Con la llegada de la democracia la fiesta del Carnaval empezó a resurgir con mayor fuerza, siendo para el año 1983 cuando las primeras comparsas libres empiezan a desfilar por las calles de Vinaroz.
Durante las dictaduras de Miguel Primo de Rivera (1923-1935), y del General Franco, los carnavales pasaron a denominarse "Fiestas de Invierno" como ardid para evitar la prohibición, a pesar de la cual, y tal como había ocurrido en los siglos anteriores, se siguieron celebrando en algunas localidades. En 1977 se celebrarían los primeros carnavales democráticos y con absoluta libertad.

¿Que es La cuaresma?
La cuaresma comienza el Miércoles de Ceniza y finaliza el Domingo de Ramos, cuando se celebra la entrada de Jesús a Jerusalén. Vendrían a ser 40 días de preparación para la Pascua. La duración de cuarenta días proviene de varias referencias bíblicas y simboliza entre otras cosas, el retiro de Jesús 40 días en el desierto previo a su ministerio y el retiro de 40 días de Moisés en el desierto. También simbolizan los 40 días que duró el diluvio, además de los 40 años de la marcha del pueblo Judío por el desierto y los 400 años que duró la estancia de los judíos en Egipto. A lo largo de este tiempo, los fieles católicos están llamados a reforzar su fe mediante diversos actos de penitencia y reflexión. La Cuaresma tiene cinco (5) domingos más el Domingo de la Pasión o de Ramos (seis en total), en cuyas lecturas los temas de la conversión, el pecado, la penitencia y el perdón, son dominantes. No es un tiempo triste, sino más bien meditativo y recogido. Es, por excelencia, el tiempo de conversión y penitencia del año litúrgico. Por eso, en la Misa católica no se canta el “Gloria” al final del acto penitencial (excepto el Jueves Santo en la misa de la Cena del Señor), ni el “Aleluya” antes del Evangelio. El color litúrgico asociado a este periodo es el morado que significa discreción, penitencia y dolor.








Desarrollo histórico
En los primeros años de la Iglesia, la duración de la Cuaresma variaba. Finalmente alrededor del siglo IV se fijó su duración en 40 días. Es decir, que ésta comenzaba seis semanas antes del Domingo de Pascua. Por tanto, un domingo llamado, precisamente, domingo de cuadragésima..... En los siglos VI-VII cobró gran importancia el ayuno como práctica cuaresmal, presentándose un inconveniente: desde los orígenes nunca se ayunó en domingo por ser día de fiesta, la celebración del Día del Señor. ¿Cómo hacer entonces para respetar el domingo y, a la vez, tener cuarenta días efectivos de ayuno durante la cuaresma? Para resolver este asunto, en el siglo VII, se agregaron cuatro días más a la cuaresma, antes del primer domingo, estableciendo los cuarenta días de ayuno, para imitar el ayuno de Cristo en el desierto. (Si uno cuenta los días que van del Miércoles de Ceniza al Sábado Santo y le resta los seis domingos, le dará exactamente cuarenta). Así la Iglesia empezó la costumbre de iniciar la Cuaresma con el Miércoles de Ceniza, costumbre muy arraigada y querida por el pueblo cristiano. De esta manera, la Cuaresma dura 40 días; comienza el Miércoles de Ceniza y termina el Domingo de ramos, día que comienza la Semana Santa.
Práctica
La práctica de la Cuaresma data del siglo IV, cuando se da la tendencia a constituirla en tiempo de penitencia y de renovación para toda la Iglesia, con la práctica del ayuno y de la abstinencia. Conservada con bastante vigor, al menos en un principio, en las iglesias de oriente, la práctica penitencial de la Cuaresma ha sido cada vez más aligerada en occidente, pero debe observarse un espíritu penitencial y de conversión.
Según San León, la Cuaresma es “un retiro colectivo de cuarenta días, durante los cuales la Iglesia, proponiendo a sus fieles el ejemplo de Cristo en su retiro al desierto, se prepara para la celebración de las solemnidades pascuales con la purificación del corazón y una práctica perfecta de la vida cristiana” (Esta definición es deducida del análisis del sermón 42).
Se trataba, por tanto, de un tiempo, introducido por la imitación de Cristo y de Moisés, en el que la comunidad cristiana se esforzaba en realizar una profunda renovación interior. El Catecismo de la Iglesia Católica retoma esta idea y la expresa de la siguiente manera: “La Iglesia se une todos los años, durante los cuarenta días de la Gran Cuaresma, al Misterio de Jesús en el desierto” (n. 540).
Miércoles de Ceniza
El Miércoles de Ceniza, el anterior al primer domingo de Cuaresma se realiza el gesto simbólico de la imposición de ceniza en la frente de los fieles católicos. La ceniza representa la destrucción de los errores del año anterior al ser éstos quemados. Mientras el sacerdote impone la ceniza dice una de estas dos expresiones: "Conviértete y cree en el Evangelio" ( Mc 1,15) o "Acuérdate de que eres polvo y al polvo has de volver" (Gén 3,19)




Carnaval de Santa Cruz de Tenerife

La fiesta más conocida de Santa Cruz es el Carnaval. Está considerado como uno de los más importantes del mundo. Comparte con Cádiz el título de Fiesta de Interés Turístico Internacional, siendo dos formas distintas de celebrar y entender el carnaval. Su fecha de celebración varía cada año, aunque suelen coincidir en los meses de enero o febrero. Durante la época franquista, es decir, los 40 años de dictadura del general Franco, en estas dos ciudades de España fue donde único se celebraron los carnavales, bajo la denominación de "Fiestas de Invierno", ya que estaban prohibidos su celebración como tal.
Los bailes al son de la Salsa y de las Batucadas de las Comparsas duran toda la noche. La explosión del colorido tiene lugar con la elección de la Reina del Carnaval, luego, con la Cabalgata Anunciadora, dará comienzo el carnaval en la calle.









Las murgas
Las murgas y rondallas son las encargadas de poner el tono picante y cultural de la fiesta, siendo la apoteosis del Carnaval santacrucero el martes de carnaval, con el gran colorido y desfile de la cabalgata, y al día siguiente el colorido de días anteriores se cambia por el negro del luto por el entierro de la sardina, que pone fin a las fiestas de manera oficial, aunque el Carnaval continua hasta el fin de la semana (viernes y sábado de piñata).






Historia
Aunque con casi total seguridad, el Carnaval de Santa Cruz de Tenerife se celebra desde los primeros asentamientos europeos (en 1605 Gaspar Luis Hidalgo, aludía a la costumbre de invertir los sexos por medio de disfraces), las primeras referencias escritas datan de finales del s. XVIII, a través de los escritos de los visitantes y después, mediante disposiciones oficiales que buscaban el orden social durante su celebración.
El diario de Lope Antonio de la Guerra y Peña en 1778 recoge un baile celebrado en Santa Cruz de Tenerife, donde ya por aquél entonces se hablaba de comparsas. En 1783 un bando publicado por el Corregidor, vetaba el uso de máscaras “por estar prohibidas por Reales Órdenes” aunque en la práctica, nunca se cumpliría llegando a ser famosas la aparición de "las tapadas" en la noche carnavalera (alta burguesía con máscara mezclada con el pueblo llano). En el año 1891, está fechada la aparición, por vez primera, de una rondalla como agrupación propia del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife. El Orfeón de Santa Cruz fue fundado en 1897.
Durante las dictaduras de Miguel Primo de Rivera (1923-1935), y del General Franco (1940-1960 fundamentalmente), a pesar de su prohibición las denominadas "Fiestas de Invierno" se celebraron tal como había ocurrido en los siglos anteriores, se siguió celebrando en Santa Cruz de Tenerife, como único lugar junto a Cádiz y La Isleta en Las Palmas de Gran Canaria. En este tiempo, en el año 1954, primero como Los Bigotudos, y hoy conocidos como Afilarmónica NiFú-NiFá, veía la luz la primera murga. En 1976, acabado el período franquista, la denominación de "Fiestas de Invierno" termina y vuelve el "Carnaval" aunque sólo lo hacía el nombre, la fiesta siempre había estado presente.
Desde 1962 se realiza un cartel del Carnaval para cada edición. Desde entonces, artistas de la talla de Juan Galarza, Gurrea, Javier Mariscal, Dokoupil, César Manrique, Cuixart, Pedro González, Fierro, Paco Martínez, Mel Ramos, Enrique González, Maribel Nazco, Elena Lecuona y un largo etcétera han realizado los mismos. La edición de 2009 supondría el comienzo del concurso abierto a todo participante del diseño del cartel del carnaval.
En 1987, que sería el primer año en que se "tematizó" el carnaval santacrucero (Roma), una actuación de Celia Cruz junto a orquesta Billo's Caracas Boys, a la que asistieron 250.000 personas, fue registrada en el Libro Guinness de los récords como la mayor congregación de personas en un plaza al aire libre para asistir a un concierto, marca que se mantiene en la actualidad.
Los escenarios principales del carnaval de los concursos y elecciones de la Reina, que se han ido alternando a lo largo de la historia reciente del carnaval chicharrero, han sido el Teatro Guimerá (hasta la edición de 1985); Plaza de Toros de Tenerife (años 1986; 1987 y 1988), el escenario central y circular estaba "coronado" por una corona (valga la redundancia) plateada (1986 y 1987) y luego dorada (1988); Plaza de España (hasta 2005); Centro Internacional de Ferias y Congresos de Tenerife y explanada de los aparcamientos del Parque Marítimo César Manrique (2008). Las ubicaciones antepenúltima y penúltima se han ido alternando, dependiendo de la necesidad del momento y desde la construcción del Centro Internacional de Ferias y Congresos de Tenerife.
Hoy en día, las entradas para los diferentes actos, especialmente la Final de Murgas Adultas y Gala de Elección de la Reina, se venden por completo (el aforo supera los 20.000 asientos) entre 15 y 60 minutos después de ponerse a la venta, todas las localidades. La Gala de la Reina, espectáculo con un escenario que corona a la primera dama de las fiestas y donde actúan las agrupaciones premiadas, es retransmitido cada año por alguna cadena nacional para todo el país y emitido vía satélite a todos los continentes. Hasta el día de hoy, las cadenas que se han hecho cargo de la difusión del evento han sido: RTVE; Televisión Canaria; Antena 3 Televisión; [[Canal +]]; Telecinco y Galavisión.
En el año 2000, el carnaval de Santa Cruz de Tenerife se convierte en Capital Mundial del Carnavaly en sede de la XX Convención de la Federación de Ciudades Europeas del Carnaval (FECC). Para el cierre de tal convención celebrada en el mes de mayo, se celebró un coso participado por los protagonistas del coso de febrero de ese año, y el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, invitó a participar al mismo a agrupaciones de la isla de Gran Canaria, concretamente, a los grupos participantes del carnaval de Las Palmas de Gran Canaria.
A partir de 2007, la preparación del Carnaval siguiente se adelanta. El cartel del Carnaval 2008 de Santa Cruz de Tenerife, obra de Juan Galarza, fue presentado el 5 de agosto. Es el punto de partida del resto de preparativos. Apenas dos meses después del final del Carnaval, se presentó el cartel de 2009.
En la actualidad se han comenzado los trámites para que el Carnaval de Santa Cruz de Tenerife pase a engrosar la lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO. En caso de que la candidatura llegue a buen fin, sería el sexto carnaval del mundo en tener este reconocimiento y el tercer Patrimonio en España de este tipo, junto al Misterio de Elche y al Patum de Berga. Ahora mismo el país con más elementos en esta lista es China con cuatro Obras Maestras del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad.
 
Aki escribe tu
Escríbeme
Me interesa tu opinión